La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal quiere que los matarifes paguen millonarias deudas tributarias que las carnicerías no pudieron pagar. 

A fines de 2017, la Agencia de Recaudación de Buenos Aires exigió a matarifes y frigoríficos inscribirse como agentes de percepción tributaria, aplicándoles retenciones de hasta el 8%. 

Según los matarifes el gobierno no habría cumplido con lo estipulado y, en vez de retrotraer la medida al primero de enero, lo hizo desde abril del año pasado, y ahora reclama esos tres meses faltantes, que representan cifras de hasta 8 millones de pesos. 

"ARBA dice que si el cliente no pagó, tenemos que hacerlo nosotros. Igualmente a pesar de que los clientes pagaron, el ente recaudador provincial quiere cobrar dos veces, una suerte de duplicación de impuestos", explicó el vicepresidente de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMyA), Sergio Pedace. 

"Se barajó la posibilidad de no comprar hacienda por dos días y hacer un paro de comercialización", relataron al mismo portal fuentes del sector tras una reunión de urgencia en el Mercado de Liniers.  

 

Fuente: Política Argentina