Cablevisión eliminó el canal cultural infantil del servicio básico y Encuentro fue enviado a la señal 64. En el espacio que ocupaba (canal 19) ahora quedó La Nación+.

Lola tiene cuatro años, nació en 2014, mira Paka Paka desde que el canal estaba en pleno auge y sumaba contenidos nuevos cada mes. Aprendió historia argentina mirando Zamba, entendió qué son los derechos humanos, bailó, jugó, se divirtió y pensó cada día mirando la señal. Por eso siguió siendo una espectadora fiel pese al cambio de gobierno y políticas que año a año fueron pauperizando la señal. Ahora se enteró que lo eliminaron de su televisor porque su familia tiene Cablevisión y exigió que la filmen para mandarle un mensaje al Presidente o a quién corresponda para que le devuelva sus dibujitos preferidos. 

La niña no es la única que exige la vuelta de la señal al paquete básico de la compañía de cable. En las redes se armó una campaña para solicitar la restitución de Paka Paka. "Desde Latinlab, junto a un conjunto de organizaciones culturales, artistas, profesionales, trabajadores de medios y de la cultura y organizaciones de derechos de niños, niñas y adolescentes queremos expresar nuestra preocupación y repudio por la decisión de Cablevisión de sacar el Canal Pakapaka de la grilla de programación básica", sostienen en la solicitada que recibe adhesiones en labinfancia@gmail.com. Allí explican que "Pakapaka es el primer canal público infantil de Argentina y de América Latina, gestado por el Ministerio de Educación de la Nación. El canal se inauguró en septiembre de 2010, luego de haber sido una franja de programación de Canal Encuentro durante dos años. 


Pakapaka fue concebido no únicamente como un canal de televisión infantil sino como un proyecto cultural y educativo que se proponía ampliar los horizontes culturales de los chicos y las chicas y generarles nuevas posibilidades educativas y de entretenimiento. Frente a una oferta de televisión infantil sumamente homogénea y signada por lo comercial, Pakapaka se permitió ampliar los horizontes estéticos y temáticos. Pero sobre todo se propuso pensar en las infancias como sujetos de derechos, una infancia con contrastes sociales, económicos e incluso culturales, y tuvo como objetivo central ampliar el acceso a los contenidos audiovisuales como un derecho de todos los chicos y chicas.

En el año 2010, la resolución 296/ 2010 estableció que los cableoperadores debían ordenar las señales de sus grillas de programación de forma tal que todas las que correspondan al mismo rubro se encuentren ubicadas en forma correlativa, empezando por las señales producidas por el Estado Nacional. Aun así, Pakapaka no fue incluida en las grillas de Cablevisión hasta enero de 2014, cuando después de una campaña de 3 años y medio ("Pakapaka para todos") la señal infantil ingresó a la grilla del paquete básico de Cablevisión.

Durante más de 5 años la señal produjo y puso a disposición de niños y niñas de todo el país y de América Latina contenidos audiovisuales y digitales respetuosos de los derechos de la infancia, signados por la calidad artística y estética. 

A lo largo de estos años Pakapaka obtuvo infinidad de premios en Argentina y en el mundo entero, siendo reconocida como una señal innovadora e inspiradora para muchos países de la región. Premios como el Prix Jeunesse Internacional, Comkids, Japan Prize, Fan Chile, TAL, Martín Fierro e infinidad de nominaciones y reconocimientos son parte de la trayectoria de la señal.

Pero, principalmente, Pakapaka puso a disposición de nuestras infancias: música, literatura, artes plásticas, ilustraciones, guiones y series de artistas argentinos que de otro modo no hubieran llegado a cada uno de los rincones de nuestro país. 

Pakapaka, también, propuso a hablar de historia, de derechos humanos, de Educación Sexual, de matemática y de arte a través de formatos y lenguajes novedosos y de excelencia.
Pakapaka fue vanguardia educativa promoviendo el juego como derecho fundamental, el arte como herramienta educativa y la posibilidad de que una pantalla de televisión ponga en primer lugar formas educativas innovadoras alejadas de la lógica comercial y de la publicidad. 
Por eso, hoy, Pakapaka forma parte del capital cultural, simbólico y educativo más importante de los últimos años. Por eso, hoy, maestros y maestras del país cuentan con esta herramienta educativa que permitió mejorar e innovar el trabajo en las aulas.

Sin embargo, desde el año 2016 en adelante el Canal inició un proceso de cambio que resultó en detrimento de la cantidad de producción, de la calidad de las mismas y de los objetivos y sentidos con los que había nacido la señal, en el año 2010, bajo el ala del Ministerio de Educación. Este proceso iniciado hace más de dos años se profundizó con el vaciamiento y precarización de profesionales y contenidos. De hecho, en el año 2018 la producción propia del canal suma apenas 6 series.

Desde el 1º de octubre Pakapaka no está más en la grilla básica de Cablevisión. Es decir que más de un millón de chicos, chicas y sus familias ya no podrán acceder a su programación". 

Hace algunos días, bajo el título “La cultura puesta en manos del mercado” el peridiosta Emanuel Respighi de Página/12  consignó los cambios que implementó Cablevisión en contra de los canales que dependen del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos (SFMyCP). “El ajuste implementado en los medios públicos por el gobierno de Cambiemos encontró en Cablevisión a un socio ideal”. Es que desde octubre “la señal estatal Pakapaka no forma parte del abono básico del mayor operador de TV paga del país”, sostuvo; y agregó que la señal Encuentro “también fue postergada” porque “si bien se mantiene en el paquete básico, pasó de estar en la ubicación 19 de la grilla a la 64, para ubicar en su reemplazo a La Nación+”.

 


El periodista analizó que estos cambios son consecuencia del “abandono y el recorte presupuestario” que dispuso Hernán Lombardi para los medios estatales. “Se tradujo en pantallas con escasas producciones nuevas y cada vez menos atractivo para los televidentes”. Así, “cuando la cultura se la deja a la voluntad del mercado, no hay medias tintas: las empresas avanzan bajo el criterio comercial”.

La empresa de cable manifestó a Respighi que “‘desde el 1º de octubre la compañía ha reordenado su grilla de programación de Cablevisión Clásico. El reordenamiento contempló la inclusión de dos nuevas señales: NeT TV y La Nación+, y con ello el reacomodamiento de algunas señales dentro de la grilla. A partir de esta nueva organización, las señales Pakapaka y CM permanecerán disponibles en los servicios digitales’”. Pero remarcó el periodista que “del total de 3,4 millones de abonados que tiene Cablevisión, sólo el 45 por ciento posee servicios digitales. Es decir: cerca de 2 millones de hogares no podrán tener más la posibilidad de ver Pakapaka”.

Aclaró luego que intentó comunicarse con alguna autoridad del SFMyCP “para conocer la postura de quienes dependen la señales” pero no tuvo respuesta. “Insólitamente, ni Lombardi ni el organismo estatal se expresaron públicamente al respecto”, advirtió Respighi.

 

Fuente: DiarioRegistrado