El expreso pedido de un cura durante una misa para que los presentes no utilicen el barbijo derivó en una ola de contagios de coronavirus que ya tiene a 22 personas transitando la enfermedad y más de 900 aislados.

Todo sucedió el pasado 8 de septiembre en una parroquia ubicada en Justiniano Posse, Córdoba, durante la celebración por el Día de la Virgen Niña donde se había preparado un protocolo especial para la ceremonia, pero nada se respetó.

Testigos aseguraron que el sacerdote fue quien alentó a que los presentes se quitaran los tapabocas, al decir que "quienes usaban barbijo eran miedosos y que no había que tener miedo a la muerte, porque los que se mueren se van antes con Dios", según consignó Clarín.

 

Canal 10 Córdoba on Twitter

 

Si bien no se pudo confirmar esa versión, el propio intendente del lugar dijo que "casi seguro haya dicho eso porque lo conozco", abonando la teoría de que el cura instó a los presentes a quitarse el tapabocas, acción que derivó en los 22 contagiados y casi mil aislados que hay hasta el momento.

Medios locales informan que el sacerdote es conocido por ser "totalmente antivacunas y anticuarentena" y eso lo demostraba en su perfil de Facebook, que eliminó en las últimas horas tras el escándalo desatado. 

"Teníamos conocimiento de los casos positivos, pero no que eran circunstancia de la parroquia. A partir de esta llamada se toman esos dichos y se inicia la actuación", aclaró el el fiscal federal de Bell Ville, José María Uriarte, quien reconoció que recibió una llamada anónima que denunciando la situación causada por el religioso.

 

 

Fuente: mdzol.com