En las últimas horas, el ex funcionario coleccionó un gran número de críticas por una catarata de tuits donde justificó de mala manera, y apoyándose en el código penal, la muerte de Ismael Bermúdez, el joven que fue asesinado por la policía en medio de los saqueos en Chaco.

El chico de 13 años falleció por una herida de bala, en el marco de un enfrentamiento entre la Policía, el dueño de un supermercado y un grupo de personas que intentaban ingresar a un local de la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña, provincia de Chaco.

En medio de este intercambio con los efectivos, el joven de 13 años recibió un impacto de bala en el pecho: ingresó sin signos vitales al Hospital 4 de junio. En este marco, Santoro decidió ignorar el actual contexto económico del país, sobre todo en la provincia de Chaco, y del hecho de que la persona que perdió la vida era apenas un adolescente.

 

 

En esa línea, se amparó en la ley para asegurar que el “derecho banca al defensor” en estas circunstancias. “Desde ya es lamentable cualquier muerte en cualquier contexto. Pero una persona abatida mientras trata de robarle a otro sea de forma individual o en banda, en la calle en un atraco o en un saqueo, es alcanzada por la cobertura de la legítima defensa”, dijo.

 

 

Y siguió: “El Derecho banca al defensor. El derecho protege a quien se defiende siempre antes que al agresor y contempla dos casos: la legítima defensa y el exceso en la legítima defensa. Aún si media exceso quien se defiende recibe una pena atenuada. El Derecho toma posición ante la agresión y prioriza al defendido”, escribió, haciendo alarde de su condición de abogado.

Lo cierto es que la legítima defensa está contemplada en el artículo 34 del Código Penal, inciso 6, que exime de pena a quien actúe en defensa propia o de sus derechos siempre y cuando se cumplan las siguientes normas: agresión ilegitima, necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla y falta de provocación suficiente por parte del que se defiende.

Fue el ministro de Seguridad en Chacho, Carlos Barsesa, quien detalló que el hecho ocurrió en “un  un barrio muy vulnerable, de nulos recursos”. “Fue una situación tensa que tenemos que trabajar para contener la cuestión social, porque esta gente ya no soporta más tensar la cuerda. Hay que pensar que esta situación puede darse en todo el país", amplió el funcionario de Chaco.

Por esta misma razón, y ante los dichos de Santoro, los internautas decidieron salirle al cruce y criticar, furiosos, los dichos del abogado de Uber. “Lástima que el código no prevea como defenderse de quienes llegan al poder mintiendo para generar pobreza y enfrentamientos”, le contestó uno de sus seguidores, molesto al ver lo planteado por el funcionario.

Mientras que otros agregaron: “Es preocupante que un funcionario público tenga un discurso tan peligroso como el tuyo”; “El agresor es el político que le quita la comida a la gente con la devaluación, la inflación, la precarización, el desempleo y pretende sostenerlo con represión”; “Triste el país que están haciendo: crece la pobreza, crece el desempleo y bajan salarios".

En los cacerolazos contra el Gobierno de Cristina Kirchner se pudo ver a Santoro en ropa interior en plena vía pública junto a la entonces diputada Patricia Bullrich y otros dirigentes del PRO. Pero además, el año pasado pidió dinero a través de una web de financiamiento colectivo: su objetivo era financiar su canal de Youtube político. El abogado requería, en aquel entonces, de unos 25 mil pesos para llevar a cabo su proyecto. Las recompensas que ofrecía eran llamativas: desde un saludo en Twitter hasta una cena.

 

Fuente: Big Bang News