Un estudio realizado de manera sorpresiva por Asuntos Internos de la Provincia de Buenos Aires detectó que 22 policías de 723 agentes a los que se le realizó un examen toxicológico estaban bajo los efectos de alguna droga.

La muestra se hizo en las 14 dependencias de La Plata, Avellaneda, Quilmes y La Matanza.

El estudio demostró que doce habían consumido cocaína, ocho marihuana y los últimos dos psicofármacos. A todos ellos se les quitó su arma reglamentaria y fueron puestos en tratamiento.

Fuentes oficiales explicaron este lunes que los estudios se realizaron en 14 dependencias policiales de La Plata, Avellaneda, Quilmes y La Matanza. Se trató de un test obligatorio que rige en la Provincia desde abril del 2017.

Los agentes involucrados debieron entregar sus almas reglamentarias, así como también fueron relevados de sus responsabilidades a través de una licencia médica. También deberán empezar un tratamiento por adicciones. Sin embargo, no fueron apartados definitivamente de la fuerza.

 

 

Fuente: Minuto Uno