En los últimos días, los incendios desatados en la provincia de Corrientes han afectado profundamente gran parte del territorio, como también a su flora y fauna. Luego de varios días sin descanso frente al fuego, fuertes lluvias comenzaron a darse en la tarde de este jueves, lo cual trajo gran alegría a los grupos de brigadistas y bomberos debido a que contribuyeron a aplacar parte del problema.

Durante el mediodía, el Servicio Meteorológico Nacional había emitido una alerta acerca de la posibilidad de tormentas fuertes con lluvias intensas, ráfagas y ocasional caída de granizo para la provincia de Corrientes.  El anuncio había sido específicamente para las localidades de Curuzú Cuatiá, Esquina, Goya, Monte Caseros y Sauce.

Tweet de ElCanciller.com

Hacia mediados de la tarde del jueves, grandes precipitaciones fueron registradas en las zonas donde se encuentra el paraje El Caimán, donde brigadistas, bomberos y vecinos del lugar luchaban desde hace horas por evitar que los incendios alcanzaron las casas que se encontraban en la cercanía. Aproximadamente a las 18 horas, comenzó a caer el agua, lo cual ayudó en gran medida contra la propagación del fuego.

Unas horas antes, la localidad de Santo Tomé recibió lluvia de manera intensa y tanto personas de la zona como bomberos, la cual registró unos 45 milímetros de precipitaciones. Asimismo, se dieron 30 milímetros en Colonia Carlos Pellegrini.

Las emocionantes imágenes fueron viralizadas rápidamente por las redes debido a la esperada lluvia que se dio en las distintas localidades de Corrientes. Con euforia e incredibilidad, los bomberos llegados de todo el país festejaron el alivio momentáneo del clima.

Hasta el momento, se sabe que la catástrofe ambiental afectó alrededor de 800 mil hectáreas de Corrientes.

Tweet de Paloma Bokser 💚

Fuente: La100.cienradios.com