Escoltada por sus hermanas, María Emilia y María Laura, abrió su corazón ante su público: "Desde que me levanto hasta que me voy de acá son unas cuantas horas en las que estoy distraída. Y el tiempo que tengo que pasar, me lo dice mucha gente que ha pasado por lo mismo, lo tengo que pasar lo más sano posible. Porque tengo tres chicos más, y tengo esos dos nietos por los que tengo que estar bien. Son los únicos nietos que tengo. Pero tengo tres hijos que no tienen hijos y tengo que estar bien yo, como abuela, para esperar esos nietos que todavía no están, pero van a llegar. Y no les digo que es fácil. Es durísimo. Pero yo me acuerdo, cuando se murió el hijo de Mirtha Legrand, que ella al mes empezó los almuerzos y yo decía '¡qué ganas!'. Pero esas ganas de levantarte y el laburo es lo que te ayuda a superar muchas cosas", dijo María Eugenia, conmoviendo con sus palabras a sus hermanas. 

Luego, dio más detalles de cómo convive con el dolor: "Hay mucha gente que me pone en Instagram '¿cómo se hace (para salir adelante?'. Y se puede, porque ella me manda la fuerza para poder seguir y levantarme, sino estaría en la cama todo el día y eso es malísimo. Tener un motivo para levantarme es éste (el programa). Y eso que nosotras siempre priorizamos la vida familiar. Siempre, siempre".  

 

Fuente: Ciudad Magazine