El matrimonio Messi-Roccuzzo está acostumbrado a celebrar éxitos pero esta vez son noticia porque la suerte les soltó la mano en un emprendimiento de Antonella.

Hace dos años, la esposa de Lionel Messi se asoció Sofía Balbi, mujer del jugador Luis Suárez, y juntas abrieron un local de Sarkany en Barcelona pero las cosas no salieron como esperaban y ahora deben bajar las persianas.

De acuerdo al diario español Expansión, el local -única franquicia de la marca en todo Europa- registró en su primer año unos ingresos de 244.574 euros, aunque el rojo se elevó a 154.040 euros. Las cuentas de 2018 todavía no figuran en el Registro Mercantil y al parecer todo empeoró.

Recientemente, el local colgó un cartel de liquidación y en sus redes sociales también se puede ver que liquidan el stock al -70% off.

"Ellas han decidido cerrar la tienda después de haber emprendido juntos un proyecto hermoso e inolvidable: abrir en la avenida más importante del fashion español un local Ricky Sarkany. Ellas en este momento necesitan dedicarse a sus hijos recién nacidos y ponerle toda su energía a la familia", señaló el empresario zapatero Sarkany en diálogo con Infobae.

 

 

Fuente: Exitoina