El Gobierno nacional a través de su Ministerio de Seguridad dispuso la creación del programa "Ofensores en Trenes", que ordena a las fuerzas de seguridad que trabajen en las estaciones del sistema ferroviario pedir DNI cuando ellos lo dispongan para la "prevención de delitos", un eufemismo para que los agentes demoren y eventualmente detengan a pasajeros por portación de cara y no llevar sus documentos consigo. 

La medida fue publicada este jueves en el Boletín Oficial, a través de la resolución 845/2019. La misma, justifica el Gobierno, "tendrá por finalidad la prevención de delitos en el sistema de transporte público de trenes de pasajeros". Allí, se ordena tanto a la Policía Federal como Gendarmería y Prefectura Naval a que "extremen los recaudos y facultades de control que le son propias en zonas de ingreso, egreso, tránsito y/o permanencia de personas que utilizan el transporte público en trenes de pasajeros, teniendo por objeto, a través de la verificación de identidad de las mismas, la constatación de la posible existencia y/o vigencia de medidas restrictivas de carácter judicial".

Esta medida, en resumen, ordena a las fuerzas de seguridad que pidan el documento a los pasajeros de los trenes de todo el país (las estaciones y vías férreas son de jurisdicción federal) y procedan a demorar y eventualmente detener a una persona por no llevarlos consigo, bajo criterios arbitrarios. 

El ministerio que comanda Patricia Bullrich se ampara en un decreto ley de la Revolución Libertadora, que establece que "la interceptación de un ciudadano en la vía pública por parte de la Policía con fines de identificación, en este caso exigir la exhibición de su documento de identidad, forma parte de su actividad". 

"La solicitud de documentos en la vía pública a las personas en ejercicio de controles generales, constituye una de las facultades propias del ejercicio del poder de policía del Estado en materia de prevención del delito", justifican en la cartera nacional. 

 

aviso_217960.pdf

 

Fuente: El Destape