El ingeniero Andrés Rodríguez fue el jefe del proyecto Arsat 1 pero fue desplazado de su posición con el cambio de gobierno ante la desactivación de la construcción del Arsat 3. Hoy, sin un plan satelital, renunció y se fue a la empresa estadounidense Skyloom Global Corp.

Rodríguez formaba parte de la empresa estatal desde 2007 y trabajó en Nahuelsat, su antecesora, a quien se le adjudicó en 1991 la adjudicación de dos satélites. El Nahuel 1 se puso en la posición orbital 71,8 grados oeste en enero de 1997 y el segundo debía colocarse antes del 19 de octubre del 2003 en la posición 81 grados oeste, ambos espacios reservados para el país, informó Página 12.

Sin embargo, llegada la fecha, el consorcio privado no había avanzado en la construcción del satélite y el país corrió el riesgo de perder el espacio reservado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Ante esta incertidumbre, Rodríguez confesó que buscó "horizontes fuera de la Argentina en el área satelital. Claramente todos podíamos perder el trabajo”, según consignó el documental “Arsat 1 - A la altura de las estrellas”.

 

Fuente: El Destape

El gobierno de Néstor Kirchner pidió una prórroga de dos años para no perder el espacio satelital y definió la construcción de uno propio, argentino. Por eso, se ocuparon los lugares con satélites alquilados hasta la puesta en órbita de los Arsat.

"De a poco, mientras iba avanzando la oferta de quedarse en Arsat para desarrollar un proyecto que aparentemente iba a tener mucha continuidad, cambié la ficha y decidí quedarme acá”, dijo Rodríguez, que eligió quedarse en su país por tener un futuro.

Sin embargo, el cambio de gobierno llevó a la desarticulación de los programas satelitales. El ingeniero fue designado como Plan Federal de Internet y, finalmente, a fines de septiembre renunció a la empresa para irse a trabajar a Estados Unidos, lejos de la campaña de científicos repatriados iniciada durante la gestión anterior.