Miles de integrantes de organizaciones sociales comenzaron a llegar hasta el centro porteño e instalaron ollas populares en diversas esquinas para reclamar partidas de alimentos para comedores comunitarios, un aumento del 50 por ciento en los programas sociales y apertura de programas sociales. Llegaron con la advertencia de concretar un acampe frente al Ministerio de Desarrollo Social, que las fuerzas de seguridad tratan de evitar con un fuerte operativo.

La concentración de militantes, cooperativistas y beneficiarios de planes sociales, que también respaldan la sanción de la ley de emergencia alimentaria que mañana se tratará en el Congreso, se centró en 9 de Julio y Avenida de Mayo y las plazoletas aledañas a esa zona.

El extenso operativo policial llegó hasta la zona de Constitución, donde decenas de agentes cortaron carriles de la avenida 9 de Julio y calles paralelas para evitar que los manifestantes suban a la autopista, como ocurrió en protestas anteriores.

Una decisión similar tomó el gobierno porteño que, a través de Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), suspendió el servicio de la Línea C de subtes para impedir que los manifestantes tomen ese transporte público para llegar hasta la zona del Obelisco.

 

Fuente: Página 12