"Me llamo Mateo, mi mamá no puede cuidarme". Esto decía la nota que tenía junto a él Mateo, el bebé recién nacido que encontraron abandonado en una caja en una de las noches más frías del año.

Dos cartoneros que trabajaban por la zona escucharon ruidos, encontraron la caja y al encontrar al pequeño dieron aviso inmediato a la policía. Los jóvenes cuentan que el bebé estaba morado y muy frío.

 

La carta que dejó la mamá de Mateo: "No puedo tenerlo ni cuidarlo".

 

Según cuentan, una vecina se ofreció enseguida a darle la teta al bebé, y el móvil policial llegó rápidamente para poder trasladar a Mateo al hospital y ofrecerle la atención médica que necesitaba.

En la carta que acompañaba al pequeño, su mamá expresó: "Quien haya encontrado a mi hijo Mateo, le pido por favor que llame a su papá, se llama Joaquín y todavía no lo sabe" y da un número de teléfono. 

"No puedo cuidarlo ni tenerlo", expresa en la carta y prosigue: "Lo amo mucho y espero que algún día me perdone". 

Mateo se encuentra en el Hospital Héroes de Malvinas, y tal como dijo uno de los cartoneros que lo encontraron, "ahora tienen muchos tíos y muchos papás, no lo vamos a dejar solito". 

 

Fuente: Diario Registrado