La miniserie documental de Netflix y Haddock Films, Carmel: ¿Quién mató a María Marta? puso el asesinato de María Marta García Belsunce en la escena mediática nuevamente. Varios de los involucrados también recibieron atención y hasta quisieron dar su punto de vista del crimen. Uno de estos últimos es Juan Carlos Hurtig, también llamado John Hurtig, medio hermano de la víctima.

Hurtig se refirió al homicidio y apuntó contra Nicolás Pachelo, un vecino del country donde hallaron a la víctima y al que considera autor del crimen, el fiscal del caso Diego Molina Pico, a los realizadores del documental y al Grupo Clarín.

El medio hermano de María Marta García Belsunce es conocido por ser el que encontró lo que en realidad era la sexta bala que había impactado en el cráneo de la víctima y luego caído en el piso, pero la arrojó por el inodoro porque pensó que era un "pituto", según declaró ante la justicia. 

 

"Fue una gran decepción porque nos habían dicho que iba a ser un documental, justamente, sería documentado. Porque sino es como que está Molina Pico diciendo que había pegamento y yo diciendo que no había. Te genera más dudas (...). Lo que dirime quién dice la verdad es el expediente y la pericia", lamentó Hurtig entrevistado por la mesa de Sexy Pipol por Congo FM.

Sobre la labor de Molina Pico, el medio hermano de María Marta expresó: "Todo lo que vaya para el lado de Pachelo lo deja mal parado al fiscal, porque como estuvo en el lugar del hecho a medio metro de María Marta y no hizo lo que tenía obligación legal de hacer, estaba hasta las manos". Uno de los errores que se le atribuyen al fiscal es que fue al velatorio y no ordenó la inmediata autopsia a la víctima, cuyos restos fueron sepultados en la Recoleta. El estudio fue realizado más de un mes después.

El funcionario judicial siempre apuntó a la familia como responsables del crimen. Hurtig reprochó esa decisión del representante del Ministerio Público: "Molina Pico dice que 'no haber hecho la autopsia' fue un error, pero eso fue un delito. Un error pudo haber sido tirar el pituto, que después busqué, lo encontré y se lo puse en la mano al fiscal. Si yo estaba encubriendo no se lo decía y listo. Se le caía la carrera. Se equivocó de rabo a rabo".

El documental no dejó a los familiares satisfechos con el resultado final. "Estoy re caliente con la serie porque se perdió una oportunidad única para que la gente sepa la verdad. Yo estaba chocho. (...) Era una oportunidad genial para documentar", manifestó Hurtig. 

Consultado sobre si sabían que Carmel iba a ser planteado de este modo, el medio hermano de María Marta indicó: "No tengo en claro por qué el documental es así. No sé si es porque vende más de esta manera o porque están buscando una segunda temporada... Queda todo muy abierto. Incluso asuntos ya cerrados del caso".

En ese tramo de la entrevista, volvió a atacar al fiscal: "Pensé que el documental iba a ser una oportunidad única para aclarar que Molina Pico es un reverendo hijo de re mil puta y no pasó". Hurtig aseveró que su creencia es que quién mató a su hermano fue Nicolás Pachelo. "Me juego la vida que había ADN de Pachelo en la casa. Pero esto lo ocultó Molina Pico", argumentó. 

Hurtig explicó: "Todo lo que iba para fuera de la familia como Pachelo lo complicaba en su situación. La Procuración lo bancó porque como tres meses antes se habían formado la Procuración con estos fiscales, abogados en realidad que no tenían la más puta idea de cómo investigar un crimen, si le soltaban la mano a Molina Pico se le venía la policía encima. Para no perder esa caja que eran como 10 palos y salió a hacer una operación de prensa con Rolando Barbano (periodista de policiales de Clarín que está en el documental) a la cabeza. Hubo un trueque, no sé cuál".

"La operación de prensa la hicieron con el Grupo Clarín. No me llamó nadie de Clarín o TN porque tienen el culo sucio. No me llaman porque tengo respuesta para todo, porque yo tengo la verdad", sentenció. 

 

 

Fuente: Perfil