A oscuras. Sin aire. Sin poder cumplir con sus tratamientos y cuidados médicos. Unos 22 jubilados que están internados en un geriátrico están sufriendo desde hace tres días el golpe de calor y el corte de luz que golpean a toda la Ciudad.

 

El lunes se registraron los primeros cortes de suministro y en tan solo 24 horas se informaba que perjudicaba a más de 200 mil usuarios. Hoy, miércoles, unas 60.000 familias y comercios siguen sin servicio eléctrico.

 

En ese panorama, el domingo a la noche una cuadrilla detectó que había una cámara inundada en la esquina de Boedo y México pero como no pudieron solucionar el problema se fueron. Y esa situación dejó completamente abandonados a unas personas que viven en el geriátrico: están sin agua y sin poder ventilar los ambientes. Algunos, incluso, no pueden bajar desde las habitaciones superiores y otros tuvieron que recibir atención médica cuando la sensación térmica llegó ayer a los 45 grados.

 

Fuente: Infobae.