El macabro hallazgo ocurrió en la localidad bonaerense de Bernal.

El cuerpo pertenece a un supermercadista chino, identificado como Qinai Chen. Su cuerpo -descuartizado- fue encontrado a metros de su supermercado en la calle Boedo al 900, en la esquina de Liniers y Levalle.

Su cabeza y sus piernas fueron halladas dentro de una conservadora de telgopor. . A pocos metros, frente a una fábrica estaban sus zapatos, vacíos. Una cuadra más lejos se halló el resto del cuerpo, desde la cadera hasta las rodillas, ocultos en una bolsa

En la causa interviene la UFI N°2 de Quilmes y la DDI de la jurisdicción.

El hombre de 35 años de edad se había dedicado al negocio de los supermercados en Avellaneda, con varios fondos de comercio dese 2014. En la investigación hay un sospechoso.

Según consigna Infobae, “Marcos” tenía un vínculo comercial con un compatriota, Fenrong Ma, apodado “Mario”, 41 años, otro supermercadista con un comercio en la zona de la Plaza Echeverría, calle Congreso. Cerca de “Marcos” aseguraron a la Policía que Fenrong tenía una venta pendiente con la víctima, una transacción de un fondo de comercio.

Alguien en el comercio declaró también algo inusual: Fenrong, que solía frecuentar el lugar, fue visto limpiando un pasillo del supermercado de la calle Boedo el lunes, luego de que “Marcos” desapareciera. Había un cierto desorden en el depósito del fondo, manchas de sangre, pequeñas gotas. 

Las cámaras de seguridad lo muestra arrojando las partes del cadáver de “Marcos”.

El sospechoso del crimen fue arrestado en su depósito de Alejandro Korn por la DDI de Quilmes. En otro procedimiento encontraron a un supuesto cómplice que cayó con una pistola con pedido de secuestro por hurto. Tenían celulares y 6.350 dólares.

 

 

Fuente: Infobae.com