Un terrible episodio conmocionó a la provincia de Neuquén: El domingo pasado un cortejo fúnebre que se dirigía por la ruta 22 rumbo al cementerio de Picún Leufú protagonizó un accidente vial y el ataud que transportaba quedó tendido en el asfalto.

La estremecedora imagen se conoció por las redes sociales. En ella se ve como el cajón terminó en la cinta asfáltica en un escena trágica para los familiares de la fallecida. El féretro se encontraba en una camilla dentro del vehículo que tiene una traba de seguridad pero que, al pasar por un desvío, se habría abierto tras el salto.

Horas más tarde se conoció que el cuerpo pertenecía a Claribel Flores, una joven de 21 años que falleció debido a una neumonía generada por el covid. La mujer era oriunda del pueblo de Picún Leufu y mamá de una niña de 4 años.

Según indicó el medio La Mañana de Neuquén, el consejo de administración de la Cooperativa de Servicios Públicos de Plottier realizará un peritaje para determinar si corresponde alguna sanación a los responsables del traslado.

Además, integrantes del consejo se habrían comunicado también con la familia de Claribel para explicarles la situación. “Los dos empleados que sufrieron el accidente están muy angustiados, quedaron en estado de shock y no creo que sigan trabajando en el área”, informó el área de prensa, aunque aclararon que en seis años desde que prestan este servicio jamás habían tenido un inconveniente de este tipo.

En las últimas horas sin embargo, familiares de la joven fallecida salieron al cruce de esa versión y aseguraron que todo se trató de “una negligencia del servicio fúnebre”, que el ataúd llegó “roto” y que por toda explicación les dijeron que habían pinchado un neumático.

Fuente: eldíaonline.com