El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires instaló una serie de "contenedores inteligentes", sobre la peatonalizada avenida Corrientes, para evitar que la gente en situación de calle busque comida entre la basura o se meta dentro de los mismos para refugiarse del frío. El nuevo mobiliario se abre con una tarjeta que sólo tendrán los frentistas.

"Apretás el botón, acercás la tarjeta, ves que la está identificando", relató Eduardo Macchiavelli al portal Cadena 3. "Esto es para evitar que se metan, saquen basura", relató el funcionario de Espacio Público porteño.

Según explicó, la incorporación de los "contenedores Easy" mejorará "mucho la limpieza de toda la avenida" Corrientes, donde se colocaron a lo largo de seis cuadras. Las tarjetas para abrir estos grandes depósitos de basura las tendrán sólo los frentistas de los edificios de la zona.