Otra tragedia golpea al fútbol argentino: Sufrió un paro cardiorrespiratorio y una conmoción cerebral tras una agresión, el jugador de EFI Juniors Daniel Garro

El futbolista Daniel Garro, que juega en EFI Juniors de San Luis, quedó internado en terapia intensiva tras recibir un golpe en la nuca de parte de un jugador de Atlético Concarán el sábado por la noche por el Torneo Amateur Regional.

De acuerdo al último parte médico, Garro se encuentra “hemodinámicamente estable, sin asistencia respiratoria mecánica, bajo tratamiento por conmoción cerebral”.

El hecho ocurrió a los 5 minutos del segundo tiempo después de que Garro marcara el segundo gol para su equipo. “El jugador no llegó a festejar el gol cuando un jugador del equipo rival le dio un golpe de puño y un codazo. Garro cayó y nunca más se despertó. Lo atendió una paramédica, estamos averiguando si tenía matrícula. El árbitro no sancionó nada y siguieron jugando”, contó la presidenta de EFI, Laura Sánchez.

Por la gravedad del cuadro, el jugador tuvo que ser trasladado al Hospital “Ramón Carrillo”, donde según trascendió en las últimas horas, se encuentra grave.

De acuerdo a lo informado por integrantes del cuerpo técnico de la EFI, Daniel Garro sufrió una “piña codazo” en la nuca cuando celebraba el gol que había convertido a los 5 minutos del segundo tiempo que ponía a EFI Juniors 2 a 0 arriba en el marcador frente a Atlético Concarán, por la cuarta fecha del Torneo Regional Amateur. El partido finalizó 2 a 1.

La agresión le provocó un desvanecimiento al jugador, que cayó y pegó con la cabeza contra el suelo. En el lugar no había paramédicos, solo una enfermera que tardó en tomar los signos vitales. Tampoco había ambulancia: recién llegó 12 minutos después para trasladar al jugador al Hospital Madre Catalina Rodríguez, de la Villa de Merlo.

En el hospital, Garro recuperó la conciencia, pero sufrió un paro cardiorrespiratorio. Los profesionales lo lograron estabilizar, lo intubaron y lo trasladaron al Hospital Ramón Carrillo.

Posteriormente le informaron al cuerpo técnico que el jugador había sufrido una conmoción cerebral, con un pequeño coágulo, razón por la que debía permanecer en terapia intensiva con respiración asistida.

El árbitro del partido, Juan Rosales, de la Liga Villa Mercedina, continuó con el juego. Ni siquiera hubo tarjeta amarilla por la agresión a Garro.

José Miranda, preparador físico de EFI Junior, indicó que una vez finalizado el partido fue al vestuario de los árbitros a pedir la documentación. Allí encontró muy preocupado a Rosales porque le habían dicho que no le iban a pagar, pero que en ningún momento preguntó por el jugador que había sido trasladado en ambulancia.

Fuente: TN.com.ar