Estaba enterrada y envuelta en una sábana. La encontraron en la bajada de la autopista en Camino Negro, a la altura de Villa Elisa.
 

Era Gissella Solís Calle, la odontóloga de 47 años que había desaparecido dos semanas atrás y que era intensamente buscada en la zona de La Plata.
 

“Esta mañana, los investigadores encontraron el cuerpo en el marco de los rastrillajes por la búsqueda de la odontóloga”, indicaron las fuentes policiales bien temprano. Y el rumor de que podría ser ella creció cada vez más hasta que, finalmente, se confirmó que era ella.
 

La última persona que la había visto con vida fue su pareja, Abel Casimiro Campos, de 55 años, quien contó que habían cenado juntos la noche anterior, que ella se fue a las 7 de la mañana y que habían discutido. La familia, en aquel momento, hizo la denuncia en la Comisaría número 4 de Berisso.

 

La fiscal citó a declarar a Campos pero él nunca se presentó. El hombre estaba casado con otra mujer, con la que vivía en Lobería. El domingo efectivos de la Policía lo encontró en el Hotel Catedral de La Plata: cuando le golpearon la puerta el hombre se suicidó.

 

Los investigadores analizaron los teléfonos celulares y reconstruyó los últimos movimientos de Campos en su camioneta Nissan Terra a partir de los registros de las cámaras de seguridad.

 

 

Fuente: La Nación y Cosecha Roja.