Quique Sacco, pareja de Débora Pérez Volpin, ofreció su primera entrevista en profundidad luego de la muerte de la periodista. Lo hizo en Arriba Argentinos, el ciclo que ella misma conducía junto a Marcelo Bonelli. 

Allí, el también periodista señaló que incluso luego de iniciar una causa legal contra los médicos que le realizaron la endoscopía a Pérez Volpin, ni el cuerpo médico ni el directorio de Sanatorio de la Trinidad les dio una respuesta.

Nunca nos dijeron 'pasó esto', 'nos equivocamos en esto' o 'fue esto'. Nunca", subrayóSacco. "Y eso fue lo que nos movilizó para llegar a esta instancia".

Para Sacco, existen pruebas "de sobra" y hay un "informe pericial contundente". Sólo faltaría determinar "el grado de responsabilidad que un profesional puede tener con respecto al otro, o en conjunto". 

En ese sentido, los abogados del Sanatorio de la Trinidad y de los procesados apuntan a solicitar más pruebas, lo cual dilataría la causa. "Las pruebas están y la autopsia es contundente. A mí, lamentablemente me tocó ver estadísticas, datos, fotografías y videos, yquienes entienden de medicina te explican y no hay dudas: Débora entró sana y salió como salió. Y hoy estamos hablando de lo que ocurrió porque indudablemente hubo negligencia o impericia, o alguna situación que la Justicia tendrá que determinar", señaló el periodista.

Al mismo tiempo, Sacco relató que mantiene vivo el vínculo con Luna y Agustín, los hijos que Pérez Volpin tuvo con su primer marido, Marcelo Funes. "Seguimos siendo una familia muy unida. Nos juntamos a comer como si ella estuviera y también hacemos viajes", ilustró. 

 

Fuente: BigBangnews