El mítico boliche Sobremonte de Mar del Plata cerró sus puertas tras no poder afrontar el durisimo tarifazo del Gobierno.

El dueño anunció su imposibilidad de seguir adelante con el complejo bailable tras recibir facturas luz y agua por $160 mil y $80 mil, respectivamente.

Eduardo Aracil, el dueño del boliche, denunció que también hay una presunta "persecución judicial". "Las boletas llegaron a 160 mil pesos de luz y 80 mil de agua", aseguró Aracil al medio marplatense La Capital.

"Lo que no pudo la guerra de Malvinas, ni los militares, ni la maldita policía, lo pudo un juez influenciado por los fiscales de la AFIP, que le contaron el cuento de la asociación ilícita como si fuéramos unos delincuentes", denunció el empresario.

En esa línea, el dueño informó que el complejo donde se ubicaba la famosa disco será demolido.

 

Fuente: Minuto Uno