Una organización llamada Miles del vecino país de Chile denuncia que al menos 111 mujeres quedaron embarazadas por tomar anticonceptivos fallados. El problema surgió con los comprimidos Anulette CD del laboratorio Silesia, y Minigest 15 y 20 de Andrómaco.

El escándalo comenzó en marzo de 2020, cuando el Instituto de Salud Pública (ISP) emitió una alerta farmacológica en el país. Ocho lotes correspondientes a seis pastillas anticonceptivas distintas estaban defectuosos. 

Las autoridades chilenas detectaron errores en la disposición de los anticonceptivos envasados por Laboratorios Silesia S.A. Según un informe, se añadieron placebos en lugar de las pastillas de principio activo y viceversa, además de la falta de ambos tipos de comprimidos.

Los blíster con 28 comprimidos, correspondiente a la serie B20034A, con fecha de vencimiento 01/2022, fueron retirados. Además, se informó que el error se produjo en las presentaciones que se entregan en los centros de salud. Es decir, no se vieron afectados los medicamentos que llegan a los canales de venta al público.

Antes de que se completara el retiro, muchas mujeres de ya habían recibido los comprimidos. En diciembre del año pasado se denunció que 29 mujeres habían quedado embarazadas, sin embargo, casi dos meses después ese número se elevó a más de 100.

“Un día me llamaron de mi centro médico para avisarme que había unos lotes en mal estado, pero mis píldoras no correspondían a esas cajas y me quedé tranquila”, le dijo Estefany Cavieres a EFE, una joven de 28 años que había comenzado su tratamiento hace tres meses.

Sin embargo, la joven comenzó a sentir náuseas y malestar físico. En ese momento no dudó en relacionarlo con un embarazo. “A una le da rabia porque el sistema la deja tirada”, dijo la joven que entró en depresión y sufrió un aborto involuntario.

 

 

Fuente: Telefe Noticias y Agencia EFE