Claudio Daniel Rímolo, es el nombre del taxista que protagonizó un hecho de violencia feroz el pasado sábado. Rímolo agredió brutalmente a otro conductor y estuvo cerca de atropellar a peatones en el barrio porteño de Villa Urquiza.

Ahora, la Justicia ordenó que aguarde bajo prisión domiciliaria el juicio oral y público en su contra. A efectos de cumplir lo dispuesto por las autoridades, se le colocará una tobillera electrónica. Al parecer, esta decisión se tomó porque la mujer del detenido presenta un estado de salud que requiere la presencia de su esposo en el hogar.

Rímolo está imputado por lesiones leves y daño agravado, luego de que el doctor Brotto solicitara iniciar actuaciones de oficio por infracción de los artículos 89 y 183 del Código Penal.

El propio fiscal estimó una pena de dos años de comprobarse las imputaciones: "Los dos delitos tienen una pena máxima de un año con lo cual si acreditamos dos hechos distintos podrían sumarse ambas penas". De todos modos, se trata de un delito excarcelable y que podría resolverse con una mediación entre partes. El abogado de la víctima ya informó que solicitará que se cambie la carátula a tentativa de homicidio.

El taxista tiene un largo historial de violencia y acusaciones judiciales anteriores a este último ataque. Fue condenado al menos dos veces por robo de autos. El 4 de noviembre de 2004 recibió su primera condena por robo a mano armada. Rímolo quedó detenido y fue procesado con prisión preventiva al mes siguiente. El Tribunal Oral N° 4 le impuso una pena de ocho meses de cumplimiento efectivo, que se consideró cumplida el 27 de febrero de 2005.

En mayo de 2008, Rímolo fue acusado de intentar robar sin éxito otro auto en Caballito. Fue procesado por la Sala VII de la Cámara Criminal a cargo de los jueces Cicciario, Peró y Pociello Argerich, pero recién en agosto de 2009 el Tribunal Oral Criminal N° 1 lo condenó a tres meses de cárcel por intento de robo. La pena fue finalmente más larga, poco más de un año: el TOC N° 1 unificó su condena a otra proveniente de un tribunal de Lomas de Zamora, de acuerdo a sus propios registros históricos. La pena quedó firme en noviembre de 2009.

Estas son sus únicas dos condenas, sin embargo, su historial de causas es abundante. La Justicia deberá determinar ahora si considera que Rímolo puede salir en libertad o si debe quedar detenido. La Secretaria de Transporte ya informó que no se le permitirá seguir manejando, tanto de forma profesional como particular, hasta determinar su inocencia.


 

Fuente: Diario Veloz