El peligroso hecho ocurrió en la localidad cordobesa de San Francisco.

Ocho personas integraban una banda que faenaba animales en descomposición y luego vendía los cortes en carnicerías.

Según explicaron fuentes judiciales, la red adulteraba, faenaba y comercializaba ganado podrido en las carnicerías de la zona. 

María Schianni, fiscal de San Francisco, explicó que los delincuentes sumergían la carne en azufre para su conservación y en otros productos cancerígenos no aptos para el consumo humano.

Según la investigación, los animales faenados se encontraban en estado de descomposición y enfermos. Los animales padecían leucosis, una enfermedad infecciosa que se transmite entre el ganado relacionada con el virus de la leucemia bovina. 

Según la investigación, la red de falsos carniceros faenaba los animales en descomposición en la localidad de Colonia San Pedro, al norte de San Francisco. Allí la carne era sumergida en líquidos derivados del azufre para su conservación y luego trasladada para su comercialización en carnicerías de la zona este de la provincia, en el área de frontera con la provincia de Santa Fe. 

 

 

Fuente: Suquia.com.ar