El viernes por la madrugada Luciano Olivera circulaba con su moto cuando efectivos policiales intentaron identificarlo. Por motivos que son investigados, el policía bonaerense Maximiliano González disparó con su arma reglamentaria y la bala impactó en el pecho del adolescente provocándole la muerte. En ese marco, la fiscal del caso informó que este martes se hará un peritaje del arma.

A pocos días del crimen de Luciano Olivera, la fiscal Ana María Caro de Miramar detalló que “la bala perforó el corazón” de la víctima. Si bien no existen dudas respecto al hecho ocurrido, se determinó hacer una pericia balística para cotejar el arma con la única vaina secuestrada. Al respecto, se indicó que este martes se analizará la pistola Bersa calibre nueve milímetros usada en el hecho.

En diálogo con el sitio 0223 una fuente cercana a la investigación se remarcó que a partir de la ropa secuestrada sumado al informe de la pericia balística, “se podrá establecer la trayectoria y perforación del disparo que mató al menor”, informaron. Aún así, la autopsia ya confirmó que el único disparo efectuado provocó la “muerte inmediata” de Luciano Olivera.

Además, el informe forense estableció que la causa de la muerte fue un “shock hipovolémico” luego de que la bala perforara el corazón y pulmón derecho. A su vez, se indicó que la bala causó una lesión hepática y salió “a la altura de la espalda”. Además de la pericia balística, también se analizarán las imágenes de las cámaras de seguridad privadas dado que en una de ellas se “pude observar un poco mejor toda la secuencia del hecho”.

Por su parte, el policía acusado de matar a Luciano Olivera se encuentra detenido y negó a declarar por consejo de su abogado. Sin embargo, otros efectivos policiales ya declararon por haber sido testigos del hecho. Mientras tanto, se esperan los resultados de las pericias toxicológicas realizadas al imputado.

Fuente: La 100