La gran pasión de Candelaria, una nena de 7 años oriunda de Santa Fe, es el fútbol. Su familia denunció que por una nueva disposición de la Liga Casildense, la chica no podrá jugar ningún partido, ni siquiera a nivel recreativo.

Candelaria forma parte de la categoría 2010 de Huracán de Chabás, un pueblo ubicado a 140 kilómetros de Rosario.

La disposición que impide que las mujeres y los varones jueguen juntos en un mismo equipo rige desde hace un año pero ninguna autoridad de la Liga pudo explicar los motivos por los que tal prohibición figura en el reglamento de la competencia. Tras la repercusión que tuvo la historia por una publicación que hizo la mamá de la nena en las redes sociales, se comprometieron a rever la norma.

"Una decisión arbitraria, no inclusiva, discriminatoria y cruel que acribilla la ilusión de una nena que soñaba con aprender a tirar una chilena", cuestionó sobre el final del posteo la madre de Candelaria y sus palabras no solamente emocionaron y se viralizaron a través de las redes sociales. También llegaron hasta los directivos de la liga que, en las últimas horas, se contactaron con ella.

Con la promesa de una reunión extraordinaria para revisar la medida y la posibilidad abierta de un cambio en el reglamento, la mujer volvió a usar las redes sociales para expresar su felicidad y agradecer el apoyo recibido: "Las lágrimas de mi hija no fueron en vano".

 

Fuente: La Nación