La desaparición de Sandra Sepúlveda mantiene en vilo a la ciudad de La Plata. La mujer cursaba su último mes de embarazo y se presentó en el hospital San Martín de dicha localidad, donde tenía programada una cesárea. En un momento, le avisó a su esposo que iba a ir al baño, pero nunca volvió.

Mientras la esperaba, Mauricio Martínez, esposo de Sandra, recibió una sórdida llamada telefónica. "Papi, ayudame que me están metiendo", llegó a decirle por teléfono Sandra, y luego la llamada se cortó, de acuerdo al relato de su pareja. Fue entonces cuando el hombre salió inmediatamente a buscarla, pero no la encontró.

De acuerdo al relato que Mauricio hizo a los medios, pudo escuchar voces de fondo y lo que él percibió como que la "estaban metiendo en un túnel".

Mauricio y la familia están desesperados: "Estamos desorientadísimos, trabajando con la policía, pero no sabemos nada", aseguró. Según confirmó, no hay registros que Sandra y Mauricio hubieran estado en el hospital porque no tenían turno ni llegaron a registrarse para ser atendidos.

La policía desplegó un amplio rastrillaje en la zona del Policlínico, como así también en otros hospitales y clínicas privadas de la ciudad y zonas aledañas.

Sandra tiene 40 años, piel clara, contextura media, cabello castaño oscuro largo y mide 1,60 metros. Vestía una campera negra, una calza del mismo color y zapatillas blancas con un bolso marrón cuando desapareció.

"Para mi la secuestraron para quedarse con el bebé", explicó el hombre, quien relató que recorrió todo el hospital acompañado por la policía y no hallaron nada.

"La conclusión que saqué sobre el llamado es que ella vio venir una maniobra rara y atinó a sacar el teléfono. Creo que el secuestrador intenta que la persona no se comunique con alguien. Si pudo llamarme es porque vio venir el movimiento de los que la secuestraron", manifestó Marcelo.

Quienes tengan datos para aportar tienen que comunicarse al 911 o al 2214231953/54.

 

Fuente: Minuto Uno