En la Secundaria 28, de Florencio Varela, el cielo raso de un aula se desplomó en medio de una clase y cayó sobre una docente, que debió ser asistida por las heridas en el hospital zonal, al igual que dos alumnos que se encontraban cerca del escritorio cuando ocurrió el desprendimiento. Los chicos sufrieron heridas leves, a la docente debieron hacerle tres puntos en el cuero cabelludo. Por el episodio, los sindicatos docentes declararon cese de actividades, y este mediodía convocaron un abrazo en torno al establecimiento, uno de los más antiguos de la zona.

“Es una construcción tradicional donde, al haber humedad, se desprendió” el cielo raso, explicó el Inspector Jefe de la región, Claudio Roselli, esta mañana, mientras personal de infraestructura del ministerio de Educación bonaerense relevaba el estado del resto de las aulas “para determinar si puede ser usado parcialmente o no”.

En un comunicado, la delegación de Suteba en Florencio Varela aseguró que “innumerables reclamos se realizaron desde el Equipo de Conducción de la escuela que no fueron atendidos por parte del gobierno de María Eugenia Vidal y (el ministro de Educación Gabriel) Sánchez Zinny”.

En la zona, no es el único establecimiento con deficientes por las cuales los docentes reclaman. “Recientemente, en otra escuela de Varela faltó luz, y los docentes labraron un acta señalando que habían sido obligados a trabajar en esas circunstancias, y que deslindaban responsabilidades de lo que pudiera pasar en las autoridades”, contó en diálogo con este diario el congresal de Suteba Roberto Gellert.

 

Fuente: Página 12