Una médica del área de maternidad del hospital mendocino de Lagomaggiore denunció que fue atacada por una paciente que había dado a luz hacía poco, y a la cual no le quería dar el alta de su bebé. “Vivimos con drogadictas todo el tiempo; un día una nos van a pegar un tiro”, precisó la profesional. }

La mujer relató cómo fue el episodio en el que una paciente de nacionalidad haitinana la golpeó en la sala de maternidad cuando la el Órgano Administrativo Local (OAL) debía quitar su bebé por encontrarse en situación de calle. La agresora, portadora de VIH, la mordió cuando intentó evitar que la mujer asfixiara a la criatura en su intento por no soltarla. 

“Ella (la madre) decide ayer irse sin el alta del bebé, que cumplía un mes pero le faltaban dos semanas para completar el tratamiento obligatorio”, manifestó Barros. Como sabían además que la mujer se encontraba en situación de calle y había sido expulsada de un refugio de la zona por mal comportamiento, pidieron la intervención inmediata de la OAL. 

Luego, continuó: "Cuando yo fui a la sala la mujer ya estaba violenta y fuera de sí. Fuimos con la jefa de servicios, pero la mujer no quería dejar al bebé; yo le decía que se fuera y que dejara el bebé porque llovía y que podía buscarlo al día siguiente, pero ella hacía como que no entendía”. Ante esta situación, intervino un efectivo que presta servicios en el hospital para contener a la madre. “El policía, después de intentar contenerla durante media hora hablándole, la tomó de atrás y ella comenzó a apretar al bebé”, añadió la pediatra. “En ese momento me acerco a agarrar al bebé para auxiliarlo porque veía que lo apretaba y lo estaba dejando sin aire, y la mujer me muerde en la muñeca”, señaló a la vez que alertó: “Si se llega a volver loca nos acuchilla” .

 

Fuente: Perfil