Una joven de 24 años murió este jueves cuando salió de bañarse descalza y tocó el interruptor de la luz. Todavía mojada, recibió una descarga eléctrica que le quitó la vida.

Ocurrió en la ciudad de La Plata. La víctima fue identificada como María Pamela Franco González. Era oriunda de Paraguay y estaba en Argentina cursando la carrera de ingeniería comercial.

Según reportaron medios locales, la tía de la joven la encontró tirada en el piso y, a los gritos, comenzó a pedir ayuda.

Los vecinos acudieron al instante y colaboraron para trasladar a María Pamela hasta el Hospital San Roque de Gonnet.

Los médicos constataron que la joven ingresó al hospital sin vida: había sufrido un paro cardiorrespiratorio, producto del choque eléctrico.

En la localidad paraguaya de Itapúa Poty, desde la parroquia San Juan Bautista lamentaron la trágica muerte de la joven, “quien en vida fue miembro de la Pastoral Juvenil”.

Además, pidieron “estar unidos en oración por eterno descanso de María Pamela Franco González y que la Luz Perpetua brille sobre ella”.

Decenas de personas comentaron la publicación de la parroquia en redes sociales y recordaron a María Pamela como una “gran misionera” y “representante de los valores cristianos”.

Fuente: lavoz.com.ar