Durante la tarde del pasado lunes, Roberto, un paseador de perros del barrio porteño de Colegiales, falleció súbitamente, dejando abandonado al grupo de 10 perros que paseaba.

El hombre se llamaba Roberto y estaba encargado de pasear a los animales, entre los cuales hay cuatro perros que eran suyos. Se cree que Roberto sufrió una descompensación en su vivienda ubicada en la calle Delgado al 1200. Debido a esto, el hombre falleció, dejando abandonados a los animales que tenía a su cargo.

El episodio salió a la luz gracias a una vecina que intentó comunicarse durante todo el día con Roberto, llamándolo y tocándole timbre, sin obtener respuesta. Luego de varias horas de intentar, la mujer llamó a la policía y los efectivos descubrieron que el hombre había fallecido.

Un grupo de vecinos se encargan de intentar localizar a los dueños de los animales. Cuatro de los perros del grupo eran mascotas de Roberto, pero resta ubicar a los otros seis. Roberto utilizaba su vivienda a modo de pensionado para los perros cuyos dueños se iban de viaje, por lo que se han localizado a dichas personas en varios lugares del mundo.

Los vecinos lograron dar con la mayoría de las personas que dejaron a sus perros con Roberto, pero según explicó Lucía, una de las encargadas de esta tarea, aún queda localizar a las familias de dos perros Golden Retriever adultos. 

Además, quedan los cuatro perros, también adultos, que Roberto tenía como mascotas, quienes van a necesitar también nuevas familias que los reciban en sus hogares.

El temor de los vecinos es qué pasará con los perros que no logren ser ubicados. "Logramos sacar a todos los perros y atarlos a la reja, pero la realidad es que la policía está acá y en el momento en que llegue el fiscal y nadie se haga cargo de ellos se los van a llevar", explicó Lucía, quien dejó además su perfil de Instagram (@LucyAzcuaga) para las personas que crean que alguno de estos animales pueda ser el suyo, o para aquellas que deseen adoptar.

 

Fuente: Minuto Uno