Matthew Luckhurst es el nombre del policía de Texas acusado de realizar una broma indignante a una persona en situación de calle. El oficial pertenecía a la patrulla de bicicletas del Departamento de la Policía de San Antonio cuando fue despedido en el año 2016.

No es la primera vez que Luckhurst realiza este tipo de actos inapropiados, ya que fue denunciado por hacer bromas del mismo tenor en otras ocasiones. Por un “tecnicismo” en el hecho ocurrido en 2016 pudo volver a su puesto, pero volvió a cometer un acto de mal gusto.

En esa otra ocasión, lo que hizo fue manchar la taza del inodoro del baño femenino con una sustancia marrón, con la intención de que pareciera materia fecal. Ahora será puesto en un proceso de rigurosa investigación para aclarar los hechos y reciba algún tipo de sanción adicional.

Fuente: La 100 radios