Un grupo de Investigadores del Instituto Nacional de Investigación Arqueológica Preventiva francés (INRAP) hallaron restos arqueológicos de unos 2 mil años de antigüedad, entre ellos llamó mucho la atención de los arqueólogos, encontraron un pan carbonizado que se encontraba en un estado casi completo de conservación.

Estos hallazgos datan de la Edad de Hierro y de la Antigüedad, y fueron descubiertos durante unas excavaciones en la comuna de Brebières, al norte de Francia. Así lo informaron hace unos días voceros de dicha institución.

Uno de los objetos encontrados que se someten a su estudio y quizá fue lo más llamativo, es un pan carbonizado con un diámetro de diez centímetros descubierto en el fondo de un vertedero en una capa que contenía semillas. Según las pruebas de carbono-14 que se realizaron, el pan se remonta al periodo entre el 40 a. C. y el 87 d. C.

Cabe destacar que es poco frecuente que los arqueólogos encuentren restos de alimentos, ya que estos se descomponen rápidamente en la tierra, pero este pan, que probablemente se haya caído en el fuego, cambió su composición química, y esto le permitió resistir el paso del tiempo y conservarse casi por completo.

En la excavación los investigadores también encontraron dos edificios de viviendas cuadrangulares sobre postes. Los enseres recolectados allí datan del periodo entre la segunda mitad del siglo I y finales del siglo II. Durante los trabajos, los arqueólogos encontraron también cuatro esqueletos de caballos enterrados en una fosa.

Además, en el lugar fueron descubiertos varios recintos de la cultura de La Tène, perteneciente a la Segunda Edad del Hierro, que forman parte de una red de zanjas ubicada en un área de más de 150 hectáreas que incluye diversos hábitats y espacios agro-pastorales.

 

Fuente: La 100 radios