Hay dos mujeres que son casi palabra prohibida para Jorge Rial: Silvia D’Auro, de quien se separó en muy malos términos, y Natacha Jaitt, con quien mantiene un enfrentamiento mediático en el que supo estar Morena en el medio.

Y por esas cosas que tiene el destino, y por lo que generan las redes sociales, la rubia y la morocha se unieron en una crítica común. Claro que para alivio del conductor de Intrusos, en esta oportunidad no es nada que lo afecte a él.

Todo surgió luego del bautismo de Francesca, la hija de Daniel Scioli y Gisela Berger, donde fue muy comentado el vestido elegido por la modelo para la ceremonia.

En ese sentido, desde la cuenta de Twitter de Alto Escándalo quisieron saber la opinión de Jaitt. “Qué se puso la Berger para ir a la iglesia”, se preguntaron arrobando a la conductora radial.

Ni lerda ni perezosa, Natacha respondió picante: “Cuello ortopédico del once, auto bronceante de cotyyyy, y encaje de gato de la salada. Todo muy bonito“. Pero lo que más sorprendió fue que D’Auro se metió en la conversación y también dejó su opinión: “Pensé que yo estaba soñando!!! Pero ni cuando te casás te dejan tanta transparencia ‘diría la abuela‘”.

¿Habrá sido un simple guiño 2.0? ¿O será el inicio de una inesperada alianza contra Jorge Rial?

 

Fuente: Perfil