Neymar, astro de la selección de Brasil, causó gracia e indignación entre los hinchas que presenciaron el Mundial de Rusia por sus constantes y exageradas simulaciones de falta. Y pasó lo que tenía que pasar: empezaron las cargadas.

 

 

 

 

 

Fuente: minutouno.com