La flamante dirigencia xeneixe evalúa un cambio histórico en el estadio. ¿De que se trata?
Se retirarían los vidrios que dividen la tribuna de la cancha, elemento criticado por los fanáticos debido a que afectaba la visión del campo de juego.

La medida de quitar el acrílico tiene entonces como objetivo que los hinchas puedan disfrutar de una visión más limpia de los partidos.

Si bien aún queda por delante que el Departamento de Obras confirme la modificación, todavía resta resolver si en su lugar habrá una fosa para evitar invasiones o si, en cambio, se colocará una fila de personal de seguridad.

Con esta modificación el mítico estadio podría ganar hasta 22 mil ubicaciones.

 

Fuente: TyC Sports