En el día de ayer se dio el ansiado sorteo que definía los grupos para la Copa Libertadores 2020. Instantes previos a que suceda, Juan Román Riquelme recibió una réplica de la Copa en reconocimiento a su aporte al fútbol sudamericano.

Romá, como jugador, ganó tres trofeos vistiendo la camiseta xeneixe. Luego de unas palabras emitidas por Aljandro Domínguez -presidente de Conmebol- Riquelme subió al escenario y levantó la copa. 

"Muy contento de estar acá, representando a mi club desde otro lado. Tratando de aprender, es algo lindo, la Libertadores especial", afirmó. 

"Es el torneo más lindo que me tocó jugar, tuve la suerte de ganarla varias veces y los hinchas me tienen mucho cariño por culpa de esta Copa", agregó.

 

Este no es un gesto menor: significaría un acercamiento entre el club y Conmebol. En varias oportunidades la nueva dirigencia xeneixe -tanto Ameal como Riquelme- aseguraron que tenían como intención recomponer la relación con la entidad sudamericana.

Angelici mantenía una relación tensa con Domínguez luego de que el ex Presidente del Xeneize buscara crear la Liga Sudamericana. Aquel intento de ente paralelo en Sudamérica buscaba agrupar a los clubes a la hora de negociar aspectos económicos con la Conmebol. Era, claramente, un problema para Alejandro Domínguez. Cuando en 2016 la ‘Liga Sudamericana’ eligió presidente, el ungido por el voto mayoritario fue Daniel Angelici.

 

 

Fuente: Doble Amarilla