Hacerse el pícaro con una mujer ya no se considera una divertida anécdota, pero Enrique Iglesias no parece haberlo aprendido todavía.

Durante un recital en la Feria Nacional de Durango, en México, el cantante de Bailando le dio un abrazo a su corista, Celia Chávez, y de imprevisto le levantó la pollera y la manoseó.

La escena se dio mientras cantaba su sencillo Loco, que creó junto a Romeo Santos. Había casi 30 mil personas presenciando el momento. Como no podía ser de otra manera, el video llegó a las redes en un abrir y cerrar de ojos, y al español le llovieron las críticas y los insultos.

Sin embargo, el show de Enrique no terminó allí. Al finalizar el concierto, se acercó a una admiradora que se encontraba entre el público, y le "Partió" la boca con un beso.

Como si estuviera orgulloso por lo ocurrido, la escena fue compartida por el propio artista en su cuenta de Instagram. "Gracias Durango, por todo vuestro cariño!", escribió junto al video.

“Es una falta de respeto, él como hombre público debe dar ejemplo ”, opinó una seguidora, enfurecida. Muchos otros, además de repudiar el hecho, se quejaron también por la pobreza del recital, y lo acusaron de hacer playback durante varios momentos.

Tristemente, esta no es la primera vez que Iglesias está en el ojo de la tormenta por un hecho así. Unos meses atrás, subió a una fanática al escenario, la besó apasionadamente y le levantó la camiseta, atrayéndola más hacia su cuerpo.

 

 

Fuente: Clarín