El Xeneize rompió el cero antes de los 10 minutos de juego con un zurdazo del delantero. Pero la pelota se la había bajado el defensor con una mano que el árbitro Wilton Sampaio no vio.