Como tantos otras figuras del espectáculo que hicieron público que no llegan a fin de mes, Luciana Salazar afirmó que: “Me ajusté un montón. Ya no hago compras grandes. Voy y compro en el día lo que necesito. No salgo tanto a comer afuera, gracias a Dios tengo la suerte de que me inviten”.

Por estas declaraciones la conductora recibió mensajes cientos de mensajes en las redes sociales que la increpaban por haberse mostrado crítica con el Gobierno. Pero Luli volvio a cargar las tintas y realizó una grave denuncia por 'persecución'.

"Si decís o te quejás de la situación del país, no solo te mandan a los trolls a matarte en las redes, sino que te sacan a la luz infracciones o te mandan a la AFIP", publicó en Twitter.

 

Fuente: Clarín