Alrededor de 300 swingers que se encontraban en un club swinger  ebieron ser evacuados después de que sonara la alarma de monóxido de carbono, cuando se hallaban en plena fiesta.

Todas las personas salieron corriendo del interior del establecimiento vestidos con batas y toallas, según informa el Daily Mail.

Sucedió en la localidad alemana de Hattingen, cuando en plena fiesta sexual y luego que se activara una alarma de monóxido de carbono los bomberos acudieron al lugar, donde lograron poner a salvo a unas 300 personas que se encontraban dentro del club nocturno.

En las imágenes publicadas por el medio Reuters se puede observar a muchos de los swingers en ropa interior y cubiertos solo con batas. Varios de ellos fueron llevados en autobuses al hospital más cercano para ser tratados con primeros auxilios. 

 

 

Según las autoridades, aseguran que alrededor de 10 personas señalaron que se encontraban “mal” y necesitaron que los trataran los servicios médicos.

El operativo resultó espectacular ya que las personas afectadas debieron ser evacuadas en autobús para ser examinadas por los trabajadores de primeros auxilios, según la agencia alemana de noticias, DPA.

Tras el hecho, el departamento de bomberos informó que no se detectaron niveles peligrosos de monóxido.

Las personas evacuadas pudieron finalmente regresar al edificio para recoger sus pertenencias, pero la fiesta no se reanudó, dijeron medios locales.