Desconcierto, sorpresa y misterio. El pequeño pueblo de Colonia Durán, en el departamento santafesino de San Javier, no entiende cómo siete vacas preñadas amanecieron mutiladas -con cortes precisos y sin rastro de sangre- en sus lenguas y genitales.

Norberto Bieri es un productor de la zona y es el damnificado por este evento al que él mismo califica de inexplicable.

"Han venido veterinarios del lugar y nadie sabe decirme cómo ni con qué puede hacerse algo así. Es decir, no hay una explicación científica. Todo parece cortado con un láser, no dejó rastros ni de sangre y tampoco están partes del animal que faltan", señaló Bieri.

Al productor hay otro tema que le llama la atención: los animales carroñeros no tocaron las vacas muertas y tampoco hay moscas

Todo esto desató las más diversas especulaciones. Algunos hablan de extrañas luces que aparecen por la zona en la noche y otros dicen haber visto un animal difícil de describir pero que se conoce como un mito rural: el chupacabras. Pero por el momento se desconoce qué sucedió con estos animales.

Por otro lado, al margen de la pérdida económica que significó para el productor, a Bieri le sorprende que ningún especialista pueda definir la situación que atravesó su ganado.

"No hay envenenamiento, no hay shock eléctrico en los estudios que llevamos a analizar. Incluso en otras zonas cercanas, entre Los Laureles y San Javier, ya pasó lo mismo. Y lo de las luces es cierto, yo lo he visto", aseguró Bieri.

 

Fuente: Clarín