Ya son más de 100 mil contagiados por Covid-19 en la Ciudad de Buenos Aires, mientras tanto el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, sigue adelante con su plan de flexibilización y aperturas en las distintas actividades económicas.

Ayer por la noche, las imágenes de cientos de hombres y mujeres agolpados en bares y restaurantes se viralizaron por las redes sociales. Sin barbijo, con menos de dos metros de distanciamiento social y en grupos numerosos, las fotos muestran la falta de control por parte del gobierno de la Ciudad en los distintos puntos gastronómicos habilitados.

 

 

“Estamos en una meseta alta, pero meseta al fin. No pensamos en restringir”, aseguró el vicejefe de gobierno porteño Diego Santilli en una entrevista radial ayer por la mañana. Por su parte, Horacio Rodríguez Larreta afirmó en TN: “Tuvimos un pico de casos, pero la curva luego descendió. Hay camas disponibles y todo esto habiendo abierto actividades para la economía”.

Sin embargo, los datos epidemiológicos brindados por el Ministerio de la Salud de la Nación distan mucho del discurso que sostiene el jefe de gobierno porteño. En la última semana, los casos en la Ciudad de Buenos Aires fueron en ascenso: lunes 1387, martes 1395, miércoles 1346, jueves 1411, viernes 1278. La “meseta alta” que defiende con palabras tanto Horacio Rodríguez Larreta como el Ministro de Salud porteño, Fernán Quiros, no existe.

 

 

Los casos continúan en aumento respecto de las semanas anteriores en las comunas de CABA. En los últimos siete días, se registraron un total de 8.846 contagios, superando así los 100 mil contagios por Covid-19. Dos semanas atrás, había 6718 casos en siete días. Es decir que la curva de contagios por semana subió en 2 mil personas. Un dato revelador que deja en evidencia que “la meseta” no existe o, al menos, es una meseta un poco rara, en continuo ascenso. Mientras tanto, el jefe de gobierno porteño insiste en la apertura de actividades gastronómicos y distensión para toda la Ciudad.

Ayer por la noche fue la prueba de fuego para la flexibilización implementada en bares y restaurantes por parte del gobierno porteño. Las fotos que sacaron los vecinos dejan en evidencia la falta de control y la inexistencia de los protocolos sanitarios en las veredas de la Ciudad: espacios reducidos, muchas personas que no respetan los dos metros de distancia y sin barbijo.

 


Desde el gobierno nacional ven con preocupación la suba de casos en el AMBA y en todo el país. El Presidente Alberto Fernández advirtió en distintas entrevistas sobre la posibilidad de presionar “el botón rojo” y volver hacia atrás con más restricciones para limitar la circulación. Por su parte, el Jefe de Gabinete del Gobierno nacional, Santiago Cafiero, remarcó a las autoridades porteñas: "Necesitamos que la Ciudad cumpla con los protocolos a los que se comprometió. Hay imágenes que muestran que los protocolos no se cumplen".

 

En Palermo, se vieron imágenes preocupantes en las puertas de los bares. Sobre el corredor gastronómico de la Avenida Donado en Villa Urquiza, las filas eran interminables. Mientras tanto, desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva advirtieron que la ocupación de camas de terapia intensiva alcanza el 89% en la Ciudad de Buenos Aires. En este sentido, los intensivistas alertaron: “No podemos más, le pedimos a la sociedad que reflexione”.