En el marco del segundo cumpleaños de su hija, Matilda, Luciana Salazar conversó acerca del procedimiento al cual tuvo que someterse para poder ser mamá, que fue la subrogación de vientre, la cual, en este caso, se llevó a cabo en los Estados Unidos.

Yo congelé óvulos. Tuve la suerte de que salieron bastantes. Fueron 34, de los cuales quedaron 30 sanos. De esos, dejé 15 congelados y los otros para fecundar. También tengo 4 embriones más congelados", comenzó diciendo Salazar.

De este modo, entró en el debate el caso de Marcelo Polino, padrino de Matilda, quien estuvo muchos años tramitando la adopción de un niño, que nunca llegó. Así, Luciana reveló: "Siempre les digo a mis amigos que, si el día de mañana quieren tener un hijo, en vez de buscar una donante anónima, tienen a una amiga acá. Se los ofrecí a mis amigos, incluso a Marcelo Polino. Pero la idea de Polino era adoptar. Su deseo de ser padre no pasa por el hecho de 'ay, quiero ser papá, quiero ser papá'. Su deseo pasa por una cuestión de devolverle a la vida lo que la vida le dio a él. Por eso, su amor es el de querer adoptar para darle a un niño la posibilidad que él tuvo en la vida".

Sorprendiendo a los integrantes de Pampita Online con su relato, la conductora suplente de Carolina señaló: “A él le ofrecí mis óvulos. Pero no solo a él. También se lo ofrecí a otros amigos. Tengo muchos amigos que son gay y tienen el deseo de ser papá. Mismo si el día de mañana lo llegan a necesitar mis hermanas o alguien de mi familia, los pueden usar".

 

Fuente: Ciudad Magazine