Martina Soto Pose, quien años atrás se convirtió en la primera notera de Caiga Quien Caiga, dio una entrevista en donde brindó algunas reflexiones sobre el rol de las mujeres en los medios de comunicación.

A horas de su regreso a la TV en Lo de Mariana, el nuevo programa de Mariana Fabbiani, la periodista afirmó que, aún hoy, las mujeres reciben un lugar en la pantalla "en base a la imagen".

En este contexto, recordó lo mal que la pasó trabajando con Roberto Petinatto. "Fue un horror lo que viví. No solamente por él ,sino por toda una estructura que permitía esos manejos"

"Me parece que hoy está mucho más definido lo blanco y lo negro, antes había más espacios para los grises. Igual, a veces está difícil seguir otros caminos. Tengo esperanzas de que esto cambie sobre todo para las colegas que vienen más adelante para que no pasen por lo mismo que pasó uno. Ojalá las chicas de ahora no tengan que fumarse un Pettinato ni nadie para crecer en la profesión", expresó en diálogo con PrimicasYa.

Entonces, contó que le siguen consultando por qué en ese entonces prefirió guardar silencio: "Muchas veces me preguntan '¿Por qué no dijiste nada en su momento?', y que se yo... A veces, necesitas el trabajo o si decís algo te cerrás una puerta. También pasa que se lo dijiste a tu jefe o compañeros de trabajo y tampoco pasó nada en ese momento. Es difícil y todas las que pasamos por esto fue para marcar el camino de ya no más, basta de esto".

Tres años atrás, en 2018, la periodista se animó a denunciar una situación de acoso que padeció con Roberto Petinatto.

El episodio ocurrió cuando ambos trabajan en Un Mundo Perfecto: “Antes de salir al aire, en el primer programa de mi vida, me llevó tras bambalinas, me encajó un beso y me dijo: 'Bueno, esto es así'. Un horror”.

Y se despidió remarcando que siente que el conductor jamás hizo un mea culpa: "Nunca más me lo cruce ni hablé. Cuando saltan estas cosas de los tipos, pocas veces sucede que hagan un mea culpa. Igual es un poco hipócrita me da la sensación pero para la opinión pública como que recogen un poco el guante y se arrepienten. Pero Pettinato nunca se arrepintió de nada y no termina de ser consciente del daño que hizo. Tampoco quiero vivir hablando de él porque me googleo y lo primero que sale es una foto de él, y eso es una cosa odiosa".

 

 

 

Fuente: Ciudad.com.ar