El ex cantante de Ráfaga Rodrigo Tapari participó de ¿Quién quiere ser millonario? y contó detalles de su dura historia de vida.

El músico relató que durante muchos años sufrió una fuerte adicción al alcohol y que esa situación afectó seriamente la relación con su familia, hasta que tocó fondo y pudo sanar. 

Venía con una vida bastante desordenada, estaba con un vicio muy grande que es el alcohol. Pero después de tantas cosas malas que pasaron, hoy están mi mujer, Antonella y mi hija, Luciana, presentes en el estudio. Hemos vivido muchas cosas muy feas, uno comete muchos errores humanos por la naturaleza del hombre. Me encontré en un momento de mi vida bastante triste para mí, que fue ver a mi hija de seis años pedir ayuda. Ese fue mi quiebre, ahí me pregunté qué estaba haciendo con mi vida, de qué manera quería seguir, si estaba haciendo bien o lastimando. Ver a mi hija pedir ayuda a un extraño porque nosotros (con mi mujer) discutíamos mucho; ella nos quería separar y no la escuchábamos. Eso fue el quiebre, decir ‘¿qué hago?’”, fueron las sinceras palabras del cantante.

En ese sentido, Tapari reconoció que tocó fondo y pensó en quitarse la vida. 

“Tenía todo lo que había soñado, pero no era feliz. Intenté suicidarme dos veces porque pensé que esa era la solución, y tenía una voz en la cabeza que me decía que lo haga. Pero Dios llegó a mi vida y eso ya pasó”, afirmó.

Sobre su relación con la fe, relató como se acercó a Dios: “En una gira con Ráfaga en Miami vi a unos primos y en ellos vi el reflejo de la familia que quería y les pregunté cómo lo lograron. Me dijeron que habían llegado a Miami peor que yo, pero me invitaron a la iglesia y fue un antes y un después”.

 

Fuente: Ciudad.com