La Nochebuena ya pasó pero las reuniones familiares no: y, mientras los más chicos siguen jugando con sus regalos nuevos, los más grandes se preocupan mirando la billetera porque este año la famosa “canasta navideña” salió mucho más cara de lo que les hubiera gustado.

Según un relevamiento publicado en Izquierda Diario, la Defensoría del Pueblo bonaerense estimó que los precios de los tradicionales alimentos y bebidas consumidos en las fiestas tuvieron este año un incremento de, al menos, el 52 %. Pero lo cierto es que si lo contrastamos con los números de la Canasta Navideña en 2016 este aumento llega hasta 102,3 por ciento.

Los más optimistas, como el diario Clarín, señalan que el aumento, en realidad, fue del 46 %, con productos que tuvieron una variación de más del 100 % como el atún o una gaseosa de naranja.

 

 

Fuente: Izquierda Diario