El inicio de la actividad escolar siempre implica un golpe al bolsillo de la economía familiar.

Según un estudio de la Defensoría del Pueblo realizado en 23 municipios de la Capital, el conurbano y el interior de la provincia e Buenos Aires, una canasta escolar básíca que comprende guardapolvo, zapatillas, y útiles costaría alrededor de 3.658 pesos. Esto implicaría una suba del 28% con respecto a la canasta del 2017.

 

 

“Que la canasta básica tenga esta suba en un año no sólo supera las previsiones oficiales sobre la inflación, sino que también golpea el bolsillo de las familias que hace dos años no paran de sufrir aumentos en todos los servicios y en la mayoría de productos para cubrir sus necesidades básicas”, expresó el Defesor del Pueblo banerense, Guido Lorenzino.

En ese sentido, el titular de Consumidores Libres Héctor Polino denunció que hasta el momento, no se presentaron acuerdos ni promociones para que los productores escolares estén en "precios cuidados". Así también manifestó que "no hay ninguna medida del Gobierno para morigerar la suba".