La táctica del Gobierno de Mauricio Macri de paliar la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores con bonos fijos no podría parar un panorama desalentador que sufre la macroeconomía argentina.

Según una consultora privada, la deuda impulsada por la gestión Cambiemos podría ocupar casi el 100% del PBI para fin de año. 

Si el brutal ritmo de endeudamiento se mantuviera constante, el stock representaría la desorbitante cifra del 93% del producto bruto

Antes de la megadevaluación de agosto, la deuda del Estado Nacional ya alcanzaba alrededor del 80% del PBI. "Dado que tres cuartas partes de los pasivos están nominados en moneda extranjera, y que el PBI se mide en pesos, este cociente es muy sensible a los vaivenes del dólar", explica el informe.

De cara al año próximo, el panorama es negro. Se estima una mayor dolarización de las carteras producto de la incertidumbre electoral, por lo que una nueva devaluación aumentaría aún más el cociente deuda/PBI.

Asimismo, una suba del dólar impactaría en el nivel de actividad, afectaría el cumplimiento de las metas fiscales por la consecuente menor recaudación y el aumento de los subsidios económicos, mientras que los ingresos por retenciones no se incrementarían por ser montos fijos en pesos por dólar exportado. 
 

 

Fuente: Política Argentina