Joseph Flavill, tiene 19 años y quedó en coma tras ser víctima de un accidente vial. Días atrás despertó y su familia debe explicarle que hay una pandemia mundial.

El pasado 1 de marzo de 2020, el joven caminaba por las calles de Tutbury, Reino Unido, cuando fue atropellado por un vehículo. Sufrió un grave daño cerebral que lo dejó en 11 meses en coma profundo en el Hospital General de Leicester.

En aquel momento, recién comenzaba a hablarse de un virus muy contagioso que estaba azotando Wuhan.

Ahora, casi un año después, Joseph comenzó a reaccionar: “Lentamente está empezando a despertar del coma 2 en el que se encontraba, para tener un mínimo estado de consciencia. Él está dando sus primeras respuestas a simples estímulos y puede verse cada vez más seguido una sonrisa en su hermoso rostro”, indicaron desde su familia.

El joven no entiende por qué los médicos que lo atienden con todos los protocolos: protección y mamelucos blancos. También debe afrontar las comunicaciones a través de videollamadas. El joven tampoco sabe que él mimsmo contrajo el virus en dos oportunidades.

“Él no sabe nada sobre la pandemia porque estuvo durmiendo durante 10 meses. Su conciencia está empezando a mejorar ahora, pero no sabemos qué sabe. Simplemente no sé por dónde empezar. Hace un año, si alguien me hubiera dicho lo que iba a suceder durante el último año, no lo hubiera creído. No tengo idea de cómo Joseph llegará a comprender lo que todos pasamos”, según comentó Sally Flavill Smith, tía del chico, a The Guardian.

Y agregó: “Cuando esté bien despierto en su habitación, no tendrá ni idea de por qué está allí. Tratamos de hacerle saber que realmente queremos estar allí, tomados de la mano, pero no podemos debido al Covid”.

“Cuando pueda tener contacto cara a cara con él, será la oportunidad de explicarle todo”, remarcó la mujer.

No obstante, la familia se ilusiona con la recuperación del muchacho: “Ha comenzado a dar algunos pasos realmente significativos en el proceso de recuperación. Ha estado siguiendo órdenes, por ejemplo, tocando su oreja izquierda y derecha cuando se le pide que lo haga, es capaz de mover ambas piernas, está respondiendo sí y no a través del parpadeo y el paso más asombroso es que ha demostrado nosotros su increíble sentido del humor”.

 

 

Fuente: Minuto Uno